• En 2020, México ocupó el 15vo lugar, a nivel mundial, en la producción de dos variantes de acero: acero líquido y producto terminado.
  • Exportó 3,253,915 millones de toneladas, principalmente a Estados Unidos 65.9%, seguido por Colombia 9.7% y Canadá 3.7%.

La industria del acero en México tiene una historia de más de 100 años, en donde la Fundidora de Fierro y Acero, creada en 1900 en Nuevo León, fue punta de lanza para la consolidación industrial de ese estado.

En 2020, México ocupó el 15vo lugar, a nivel mundial, en la producción de dos variantes de acero: acero líquido y producto terminado y, de acuerdo a información de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero, CANACERO, exporta productos terminados a más de 10 países.

En cuanto a producto terminado, México produjo y exportó 3,253,915 millones de toneladas, en 2020, principalmente a Estados Unidos 65.9%, seguido por Colombia 9.7% y Canadá 3.7%.

En ese mismo año, se produjeron 16,802,559 millones de toneladas de acero líquido y 14,429,864 millones de toneladas de producto terminado, ambas cifras son inferiores al punto máximo histórico logrado en 2018 cuando se produjeron 20,440,652 millones de toneladas de acero líquido y 19,680,903 millones de toneladas de producto terminado.

Esto implica una baja del 17.8% en la producción de 2020 respecto al máximo de 2018, debido a la disminución en el consumo de acero en todo el mundo; la cual fue de 10.9% durante 2020 para América Latina, y 15.8% para Norteamérica.

En México, la industria del acero está integrada por empresas productoras de acero, laminadores, productores de tubería, minas, productos básicos, materia prima y fundidores.

Las empresas productoras de acero generan planchón, palanquilla, placa (hoja o rollo), lámina caliente, lámina galvanizada, cromada y estañada, varilla, alambrón, alambre y derivados, barras, tubos, perfil comercial y perfil estructural. Mientras que los laminadores fabrican lámina galvanizada, cintas y flejes de acero de alta resistencia, varilla, inoxidables, desplegada, barras, alambre y derivados, entre otros. Cabe destacar que el 38% del acero que se produce en México viene del reciclaje, mientras que, a nivel mundial, sólo el 23% viene de este proceso.

En 2020, el acero se utilizó principalmente en la industria de la construcción, en 57.8%, seguido del sector automotriz con 16.4%, la maquinaria mecánica, con 12.4%, productos metálicos con 6.6% y otros equipos de transporte con 3.2%. También es utilizado para equipo eléctrico y usos domésticos.

 

Estados productores de acero en México

México cuenta con minas en 11 estados de la república, donde Coahuila destaca con una producción de 4.89 millones de toneladas en 2020.

En segundo lugar, se encuentra Michoacán con 3.74 millones de toneladas y Nuevo León con 2.84 millones de toneladas de materias primas.

Otros estados que cuentan con minas de acero son Veracruz, San Luis Potosí, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala, Estado de México, Jalisco y Baja California.

 

Empresas líderes en la extracción de materias primas para fabricar acero

Los principales extractores de materia prima para la fabricación de acero son ArcelorMittal, Altos Hornos de México (AHMSA), Ternium, Autlán y Deacero.

ArcelorMittal es la mayor compañía siderúrgica mundial, con presencia en más de 60 países. Ha liderado la consolidación del sector siderúrgico internacional, y es considerada hoy como el único productor de acero realmente global. Opera en las minas de El Volcán en la comunidad de Rosario Tesopaco, Sonora; Peña Colorada en Colima y el complejo minero Las Truchas en Michoacán. Sus instalaciones manufactureras en Lázaro Cárdenas, Michoacán producen varilla, alambrón, palanquilla y planchón; en Celaya, Guanajuato, producen varilla; en Ciudad Obregón, Sonora, concentrados de mineral de hierro. A nivel nacional cuenta con más de 8,000 colaboradores directos y cerca de 50,000 indirectos.

Altos Hornos de México. Es la mayor compañía siderúrgica en México y fabrica productos de acero con la más alta calidad del mercado. Es líder nacional en la producción y comercialización de productos planos como lámina rolada en caliente, placa ancha en rollo y en hoja, lámina rolada en frío, hojalata y lámina cromada, además de perfiles estructurales para la industria de la construcción. Produce 5 millones de toneladas anuales de acero líquido y cuenta con una plantilla de 19 mil trabajadores incluyendo sus subsidiarias mineras. Opera una extensa cadena industrial desde la extracción de minerales de fierro y carbón hasta la manufactura de diferentes aceros. Sus oficinas se ubican en Monclova, Coahuila.

Ternium, pertenece al grupo ítalo-argentino Techint, que integra a las siderúrgicas Hylsa e Imsa y Ternium-Siderar. Cuenta con 10 plantas productivas en México, 14 centros de distribución, cinco centros de servicio y dos centros de operación minera, y emplea a 9,000 personas. Anualmente, Ternium exporta más de 6.5 toneladas de acero al año, las cuales van dirigidas a diversas industrias y países.

Para Ternium, la producción de acero de calidad y realizado con manos mexicanas, es primordial. Produce aceros planos y largos, recubiertos, varillas, tubería, etc. utilizando acero de la más alta calidad y durabilidad. En 2021 invirtió más de 1,100 millones de dólares para el desarrollo de un nuevo Laminador en Caliente ubicado en el Centro Industrial Ternium en Pesquería, en donde, en el mes de mayo, fabricó sus primeros dos rollos de acero.

Esta planta tiene una capacidad superior a los 4 millones de toneladas al año y producirá aceros especializados para la industria automotriz y línea blanca. Cabe destacar que el nuevo Laminador en Caliente cuenta con los últimos equipos en tecnología y está 100% automatizado; tiene más de 6 mil sensores instalados a lo largo y ancho del molino, lo que permite una excelente precisión en las operaciones, afirma el presidente ejecutivo de Ternium, César Jiménez.

Minera Autlán es una compañía minera y el mayor productor de ferroaleaciones en México. Tiene 65 años de experiencia en diferentes industrias. Cuenta con sus propios yacimientos de mineral de manganeso y es el principal fabricante de ferroaleaciones de manganeso en el continente americano. La empresa fortalece su portafolio de negocios mediante el desarrollo y explotación de una nueva unidad operativa enfocada en metales preciosos. Consolida su presencia en el mercado del bióxido de manganeso electrolítico, insumo clave para la fabricación de baterías alcalinas.

Deacero, cuenta con tres acerías, 18 plantas de producción en México y Estados Unidos, 29 centros de distribución en América del Norte y una red de más de 7,500 distribuidores. A pesar de la pandemia, ha logrado mantenerse gracias a la diversidad de clientes y mercados a los que atiende. Es una de las empresas más reconocidas en la producción, comercialización y distribución de alambre, aceros largos y aceros de refuerzo en México y el mundo. Se distingue del resto de la industria acerera por su modelo de negocio integrado; por su gran diversificación de mercados y portafolio de productos y soluciones; y por producir el acero más sustentable de México.

 

Impacto mundial de la pandemia en el sector del acero

La pandemia causada por el Covid 19 ha impactado a la economía mundial y a las industrias, causando el incremento en el precio del acero. Después de la suspensión y paros de los productores de acero, la reactivación, a nivel mundial, se dio de forma más acelerada a lo esperado, provocando que la producción de acero no estuviera a la par de la demanda.

De acuerdo con Manuel Montoya, director general del Clúster Automotriz de Nuevo León (CLAUT), en los últimos años, el acero ha tenido un incremento en sus costos, lo cual ha afectado a las armadoras de vehículos y ha impactado también en el costo final de los automóviles que, finalmente, deben absorber los consumidores.

El aumento en el costo del acero se debe a la demanda del producto y a que en 2020, disminuyó la producción debido a la pandemia. Además, China, que es uno de los principales productores a nivel mundial, disminuyó sus exportaciones de acero para atender su demanda interna, causando un incremento constante en los precios del acero a nivel mundial.

Aunado a lo anterior, los acuerdos comerciales obligan a las empresas armadoras a utilizar, cada vez más, materias primas locales para la construcción de vehículos. Manuel Montoya indica que, una manera de combatir el incremento de precios del acero es mediante la inversión para la creación de fábricas que produzcan acero localmente, o en una región determinada como Norteamérica, ya que de otro modo, el incremento en el costo del acero seguirá impactando en el costo final del producto y por ende a los consumidores.

Montoya asegura que, aunque los autos eléctricos están cada vez más cerca de sustituir a los de combustión, el acero seguirá siendo fundamental para la industria automotriz ya que el acero, por su dureza y resistencia tiene una función de seguridad que difícilmente otros materiales pueden aportar, por lo que no se puede eliminar en la cadena de producción de vehículos.

El acero proporciona seguridad y protege al pasajero, al motor y sus condiciones, por eso es difícil que el acero se desincorpore por completo en la cadena de producción. Incluso, cuando entre al mercado el motor eléctrico, éste tiene otras condiciones mecánicas que no van a exigir que ciertas partes del vehículo sean de acero, pero las partes de seguridad seguirán siendo de acero, por lo que su retiro de los automóviles parece poco factible.