La industria Refractaria, más presente en nuestro día a día.

Los materiales refractarios son vitales para una infinidad de procesos industriales, ya que la mayoría de los productos que utilizamos a diario requieren, directa o indirectamente, estos materiales para su fabricación.
Un material refractario es aquél capaz de resistir altas temperaturas sin que se deterioren sus propiedades físicas y químicas, a pesar de las condiciones del medio donde opera, durante un periodo de tiempo que resulte económicamente rentable. Estos materiales son consumidos para proteger los procesos productivos a la vez que conservan sus características cuando se exponen a condiciones extremas y se pueden clasificar por su:

Carácter químico: Indica el carácter reactivo del material (ácido, neutro o básico), su comportamiento a alta temperatura y con qué escorias y baños presentarán reacciones químicas.

Composición química: Dependiendo de los porcentajes de constituyentes y aditivos se establecen grupos y sub-grupos: sistemas de sílice, sílice-alúmina, materiales aluminosos, en base magnesia, etc., con adiciones de carbón, circonia, carburo de silicio, etc., así como combinaciones de ellos y formulaciones especiales.

Naturaleza química: Clasificación válida para la investigación y el desarrollo de nuevos productos. La gran mayoría de materiales refractarios están compuestos por óxidos.

Presentación: Es la clasificación más intuitiva y evidente para el usuario, y se emplea en el desarrollo de la ingeniería de detalle del revestimiento refractario de cualquier unidad. Divide los materiales en conformados (ladrillos y piezas prefabricadas), y no conformados (hormigones y materiales varios como, por ejemplo, fibras cerámicas aislantes).

Finalidad: Clasifica los materiales entre densos, expuestos al proceso industrial, y aislantes, cuya misión consiste en mantener el calor dentro de la unidad para reducir el consumo térmico de combustibles y proteger la carcasa metálica de las altas temperaturas.

Los materiales refractarios son vitales para una infinidad de procesos industriales, ya que la mayoría de los productos que utilizamos a diario requieren, directa o indirectamente, estos materiales para su fabricación. Las principales industrias que utilizan materiales refractarios en sus procesos de producción son: siderúrgica, acero, vidrio, metalúrgica, construcción, tratamiento de residuos, petroquímica, y otras.

Se utilizan principalmente en diversos tipos de hornos en procesos industriales. Sin ellos sería imposible fabricar acero, cemento, vidrio, cerámica, gasolina, metales no férricos, cal o productos tan básicos como el azúcar. Por lo tanto, la producción de materiales refractarios es estratégica, ya que es imprescindible para el funcionamiento de otras industrias. Sin embargo, pese a ser esenciales representan menos del 3% del COGS (Coste de mercancías vendidas) en la fabricación de acero, y menos del 1% en otras aplicaciones.

En cuanto al volumen, algunos procesos requieren desde unos cientos de kilogramos para hornos pequeños hasta miles de toneladas en grandes hornos. Para su instalación, es necesario contar con personal altamente capacitado y con experiencia en la construcción de revestimientos refractarios para procesos que trabajan, de manera continua, a más de 1000 grados Celsius con una elevada demanda mecánica, térmica y química, por lo que se requiere conocimiento, experiencia y excelencia en la instalación.

En la industria de la construcción, se utilizan productos químicos y minerales con cualidades refractarias como la bauxita, que es un mineral con alto contenido de óxido de aluminio la cual se aplica como aditivo en el concreto para mejorar las propiedades mecánicas y prolongar el tiempo de desgaste.

En Possehl contamos con una gran variedad de productos para la industria de la construcción agrupados en tres familias: Bauxita, Cementos aluminosos y Silica Fume, derivando en diversos productos con cualidades específicas como son:

Bauxita calcinada: se produce mediante la calcinación de bauxitas crudas bajas en hierro y bajas en álcali a temperaturas de 1600 – 1800 °C. Es considerada como una de las materias primas esenciales en la producción de refractarios, hormigones, morteros, y moldeados para la industria siderúrgica, fundiciones, plantas de vidrio y cementos, entre otras aplicaciones. Su apariencia se encuentra disponible como “corrida de horno”, es decir, sin triturar, o en fracciones y como polvo molido.

Cemento CA: Cementos Aluminos de Alta alúmina producidos por Almatis, uno de los productores líder en el mundo y reconocido por su calidad y confiabilidad.

Cemento Istra 50: Es un cemento de baja alúmina producido por Calucem bajo un estricto control de calidad para lograr un cemento con propiedades altamente uniformes el cual es reconocido por lograr una alta dureza final.

Cemento Lumnite y Cemento Refcon:  Son cementos de baja alúmina producidos por Calucem bajo un estricto control de calidad para lograr cementos con propiedades altamente uniformes y son utilizados principalmente en aplicaciones de construcción y refractarias.

Cemento Refractario: Es un cemento aluminoso con bajo contenido de alúmina (50%) que ofrece buenas propiedades refractarias a un costo altamente competitivo.

De acuerdo al informe de mercado de la Bauxita Refractaria Mercado 2020 por actores clave, regiones, tipo y aplicación, se presentan métricas como la relación oferta-demanda, frecuencia del mercado, los jugadores dominantes, los factores impulsores así como las restricciones y desafíos con un horizonte hasta 2029. En el informe también se pueden consultar los ingresos del mercado, las ventas, la producción y costos de fabricación para obtener una mejor visión del mercado y facilitar la toma de decisiones en los próximos años.

En Possehl estamos comprometidos para brindar a nuestros clientes productos de la más alta calidad y a precios competitivos para satisfacer las necesidades de las industrias que requieren materiales refractarios en sus procesos productivos. La confianza de nuestros clientes, es nuestro mayor orgullo.